X

Noticia

Murió famoso productor musical de reggaeton: Buda


01/02/07

EL productor musical de reggaetón Buda falleció anoche por complicaciones respiratorias. El empresario estaba recluido desde el domingo pasado en el área de cuidados intensivos del hospital Auxilio Mutuo debido a una bronquitis.

Ante el sorpresivo fallecimiento, Luis Alberto Sánchez, cuñado del reguetonero, no quiso abundar sobre los detalles de la muerte.

“Él tenía una condición que requirió traerlo al hospital. Él estaba bien cuidado por su familia y el staff que estaba en el hospital. Todo el mundo le dio el ánimo que necesitaba”, manifestó en compañía de Tamara Maldonado, prima del artista.

El martes, una fuente dijo a este diario que Francisco Muriel Castillo, su nombre de pila, estaba “bastante malito”.

Se informó que el productor de 34 años de edad no podía recibir visitas por instrucciones médicas. Lo atendía el doctor Lugo.

La familia esperaba que el músico abandonara el área de intensivo en los próximos días.

Al productor se le complicó una bronquitis a tal punto que no podía respirar. Esta condición se agravó por su peso de más de 400 libras y murió alrededor de las 8:00 de la noche.

Un gentío esperaba en el hospital dando apoyo a los familiares. Entre ellos estaba el rapero Cosculluela, quien interpreta el tema “Te va a ir mal” en el último disco del productor, “Buda’s Family”.

“Buda es como hermano mío. Hablé con la mujer (Coralys Brady Dávila) en la tarde y me dijo que estaba bien. Pero recibí la llamada de Luis (Iglesias, productor) ahora en la noche para decirme que el gordo se había muerto”, expresó compungido.

A eso de las 10:00 de la noche, los padres de Buda, Irene Castillo y Tomás Muriel, dejaron el hospital para dar la triste noticia a la abuela del empresario musical.

Buda, de 5’10” de estatura, era padre de tres hijos: Tatiana (11), Gian Franco (7) y Francisco (1).

Al menor lo reconoció tan reciente como en agosto pasado cuando las pruebas de paternidad a las que se sometió arrojaron un resultado de 99.99 por ciento positivo.

En ese momento el empresario lucía emocionado con su pequeño, a quien cargó entre sus brazos por primera vez.

“Es mi misma cara. Es igualito a mí y a mi papá”, expresó a PRIMERA HORA tras conocerle.

Los detalles del sepelio se conocerán durante el día de hoy, jueves, se informó.

Marcado por la polémica

En junio de 2004, la vida de Buda dio un vuelco cuando junto al rapero David Sánchez Badillo, conocido por su nombre artístico de Tempo, enfrentaron un juicio por cargos relacionados con actividades de narcotráfico, en la sala del juez federal Daniel Domínguez.

Ambos artistas se encontraban encarcelados sin fianza desde sus arrestos en octubre de 2002 por considerárseles un riesgo de fuga.

Un Gran Jurado federal emitió acusaciones contra los raperos, imputándoles el pertenecer a una red de narcotraficantes que operaba en el área sur de la Isla.

A Buda y Tempo se les acusó de conspirar para poseer y distribuir múltiples kilos de narcóticos, que incluían heroína, cocaína, marihuana y crack.

De acuerdo con el pliego acusatorio que emitió el Gran Jurado, desde 1997 al 2002 los reguetoneros, junto con otros 12 miembros de una presunta pandilla, conspiraron para adquirir grandes cantidades de droga y venderla en el residencial Lirios del Sur, en Ponce.

También se les atribuyó haber poseído armas de fuego para proteger los puntos de drogas de otras organizaciones.

“Ellos golpeaban y mataban a aquellos individuos que le robaban dinero o droga de los puntos”, estableció la acusación.

ambos se les negó la libertad bajo fianza, por lo que solicitaron una reconsideración alegando, entre otras cosas, que tenían compromisos artísticos que cumplir, pero fue denegada.

Un mes después, en julio de 2004, Buda recibió la exoneración de los cargos, en tanto su coacusado y compañero cantante, Tempo, fue encontrado culpable.

El jurado determinó que Tempo manejó una cantidad grande de droga, 30 kilos de heroína, que se le identificó también como líder de una organización de narcotraficantes y se le adjudicó usar armas.

Desde entonces, Tempo pugna una condena de 24 años en una prisión de la Florida.

“Me siento mal con el sistema, porque discrimina contra las clases sociales sin importarle cómo se superan las personas, en un sistema supuestamente democrático como éste. Estoy bien molesto”, dijo Buda a PRIMERA HORA en ese entonces.

A sólo tres semanas de haber salido de la cárcel, el productor retomó su carrera y consiguió un contrato millonario con la multinacional Sony Music.

Se trataba de desarrollar el primer departamento de rap y reggae que llevaría por nombre Sony R&R. El negocio no prosperó.

Luego, anunció que realizaría el álbum “Buda’s Family: desde la prisión”, para ayudar económicamente a Tempo. La meta era pagar los abogados del rapero para realizarle un nuevo juicio. Posteriormente, se comentó el cambio de nombre del disco, a “Tempo Victory” y “Tempo Unplugged”.

La producción que finalmente publicó fue “Buda’s Family”, en la que participaron Divino, Gastón, Don Omar, Héctor “El Father”, Ivy Queen, Zion & Lennox, Baby Rasta, Lefty, Trébol Clan y Gallego.

“Mi compromiso sigue, mi compromiso es ayudarlo. No he cambiado mi modo de pensar y mientras se vende el disco también lo ayudaremos económicamente”, había expresado el empresario a este diario.

Poco después, se involucró en la campaña de recogido de firmas “Free Tempo”, para abogar por un nuevo juicio.

Pero la familia de Tempo acusó a Buda de no ayudarles.

“Que no diga que entregará dinero para pagar los abogados o para su familia. Eso es mentira”, expresó en múltiples ocasiones Milagros Badillo, madre de Tempo.