X

Noticia

Nacho Mendoza recuerda sus inicios humildes en el mundo de la música


22/05/18

Getty Images

 

El reguetonero ha rescatado en su Instagram una fotografía antigua en la que aparece junto a su compañero Chyno, descansando en el suelo de un aeropuerto.

El venezolano Nacho Mendoza ha construido una carrera como productor y solista que le ha llevado a convertirse en una de las estrellas imprescindibles del panorama musical.

Ese meteórico ascenso ha conllevado, como era de esperar, un cambio en su estilo de vida que no ha pasado desapercibido para sus fans, en especial después de que hace unos días publicara en sus redes sociales una fotografía en la que se le veía disfrutando de una copiosa comida a bordo de lo que parecía ser un jet privado o la primera clase de una aerolínea comercial. Algunos de sus seguidores no tardaron en reprocharle que hiciera “ostentación de riqueza” en un momento en que su país natal atraviesa una grave crisis humanitaria.

 

NON STOP. ✈️

Una publicación compartida de Nacho “Miguelito” Mendoza (@nacho) el

En respuesta, el reguetonero ha recurrido a esa misma plataforma para rememorar sus inicios en la industria discográfica, antes de que el tema ‘Mi niña bonita’ les catapultara a lo más alto de las listas de éxitos, cuando sus giras no contaban con ninguna de las comodidades que definen sus viajes en la actualidad.

(Puedes ver también: El duro mensaje de Nacho, ‘la criatura’, para el abstencionismo electoral en Venezuela)

“El nivel de crueldad que manejo no me alcanza para querer mofarme de la crisis. Sería incapaz de tomar fotografías o vídeos con la intención de promover una burla a las necesidades de otros”, ha asegurado en un largo comunicado difundido a través de su perfil de Instagram. “A veces, cuando voy a una piscina, pienso: ‘Qué injusto el mundo, de este lado contaminamos el agua con cloro para poder divertirnos con el exceso y hay tantos lugares donde ni siquiera alcanza para cubrir la dosis diaria que pide el cuerpo de beber o para el aseo personal’, pero no por eso dejo de gozar un baño de piscina”, ha razonado.

“No me tomé la foto anterior para restregarle la comodidad del avión o la cantidad de comida a nadie; la foto me hace tener presente que antes de llegar a viajar de la manera en que viajo ahora, fueron muchos los pisos de aeropuertos que me sirvieron de cama para descansar entre viajes y en ese entonces pensaba: ‘Yo aquí esperando para montarme en un avión y tanta gente que le toca echarse el mismo viaje en autobús'”.

 

Lectura para el abstencionismo: #El nivel de crueldad que manejo no me alcanza para querer mofarme de la crisis. Sería incapaz de tomar fotografías o videos con la intención de promover una burla a las necesidades de otros. A veces, cuando voy a una piscina, pienso: “Qué injusto el mundo, de este lado contaminamos el agua con cloro para poder divertirnos con el exceso y hay tantos lugares donde ni siquiera alcanza para cubrir la dosis diaria que pide el cuerpo de beber o para el aseo personal”, pero no por eso dejo de gozar un baño de piscina. Cuando me llegan campañas de padres buscando el dinero para completar los gastos de la enfermedad de un hijo, pienso: “Somos tan vulnerables ante los designios de la vida y nada agradecidos con Dios por nuestras bendiciones. Ojalá mis niños comprendan temprano lo dichosos que son para que no abusen de sus privilegios ni se los tomen a la ligera”, pero pensar así no me ha hecho querer restarle comodidades a mis hijos. Tengo algunos amigos huérfanos ¿Debería abstenerme de publicar momentos con mi madre? Compartir lo que tenemos con quien podamos y hacer todo lo que esté a nuestro alcance por brindarle felicidad al menos afortunado es la única tarea a cumplir (sin criticar al que no le de la gana de hacer la tarea), aceptando que hay gente con zapatos caros y otra que anda descalza, una en Ferrari y otra a pie, ¿quién dice que debemos cohibirnos de mostrar las cosas buenas que tenemos porque quizás le puedan estar faltando a otro? ¿No se puede disfrutar de nada nunca? No me tomé la foto anterior para restregarle la comodidad del avión o la cantidad de comida a nadie; la foto me hace tener presente que antes de llegar a viajar de la manera en que viajo ahora, fueron muchos los pisos de aeropuertos que me sirvieron de cama para descansar entre viajes y en ese entonces pensaba: “Yo aquí esperando para montarme en un avión y tanta gente que le toca echarse el mismo viaje en autobús”. P.D: Lo peor de las personas que critican no es su aferramiento a la posibilidad de destruirte; lo peor es que normalmente son egoístas que nunca han hecho nada positivo por nadie. Qué mezcla tan mala de doble moral y resentimiento.

Una publicación compartida de Nacho “Miguelito” Mendoza (@nacho) el

Y como prueba, Nacho ha rescatado del baúl de los recuerdos una instantánea en la que se puede ver a un jovencísimo Chyno Miranda, su antiguo compañero de formación con el que a día de hoy mantiene una tensa relación, y a él mismo descansando con unas almohadas en una improvisada cama en el suelo de cualquier estación o aeropuerto de paso.

6 comentarios en “Nacho Mendoza recuerda sus inicios humildes en el mundo de la música”