Noticias

Casi mueren de sed en concierto de Don Omar

tttigres
06/08/2007

Ocho mil personas se tomaron la Cubierta de Leganés el pasado sábado para ver a uno de los reggaetoneros más carismáticos de la escena musical: Don Omar, y se toparon con un evento retrasado, en el que por poco ocurre una tragedia, ya que las personas que estaban cerca al escenario, sufrieron agotamiento físico por la falta de agua. Los organizadores del espectáculo no surtieron como era debido el preciado líquido a la Cruz Roja, y a eso de las 19:00 horas, más de una persona gritaba: “por favor agua,

Ocho mil personas se tomaron la Cubierta de Leganés el pasado sábado para ver a uno de los reggaetoneros más carismáticos de la escena musical: Don Omar, y se toparon con un evento retrasado, en el que por poco ocurre una tragedia, ya que las personas que estaban cerca al escenario, sufrieron agotamiento físico por la falta de agua. Los organizadores del espectáculo no surtieron como era debido el preciado líquido a la Cruz Roja, y a eso de las 19:00 horas, más de una persona gritaba: “por favor agua, ¡agua por favor!”

“Nos van a matar de sed. Señor, busque agua por favor”, eran los gritos desesperados de una decena de jóvenes cuyos rostros iban palideciendo a medida que pasaba el tiempo.

Ante esta emergencia, muchos periodistas que se encontraban apostados cerca del escenario, no dudaron en recoger del suelo botellines vacíos para surtirlos de agua y suplir una necesidad básica que los organizadores y los grupos de socorro pasaron por alto.

“No somos ganado. Los señores de este evento han sido unos irresponsables”, decía María Fernanda García, una madre que había ido con su hija al concierto de perreo. Ella y otros no dudaron en denunciar que una botella de agua la vendían a cinco euros. “Y me refiero a la botella más pequeña. Todo un atraco. Pero qué hacemos. Aquí no nos vamos a morir deshidratados”, eran los comentarios incesantes de un público que para poder calmar la sed, no dudaba en hacer dos colas: la primera para acceder a un ticket y la segunda para recibir el agua. Todo un suplicio.

Cuando eran las 20:00 horas, la Cubierta de Leganés ya era un hervidero humano. El calor era insoportable y los sitios donde se vendía todo tipo de bebidas, se estaban quedando sin reservas.

A ello se sumó que el concierto no arrancó a la hora anunciada, porque el escenario fue montado a última hora. Cables por aquí, técnicos alistando todo ante la presencia del público demostraban que la falta de responsabilidad y previsión de los productores del evento se iba a hacer patente en las horas sucesivas.

ARROJARON DE TODO

Tres grupos de reggaetón de teloneros no fueron suficientes para apaciguar los ánimos de aquellos que querían a Don Omar. Al anuncio de un cuarto grupo, nadie dudó en arrojar al escenario todo tipo de objetos para decir basta ya. “Estamos mamados, cansados, agotados, pero esta gente qué cree. Dios santo, a este tipo de abusos hay que ponerles coto”, declaró Pedro Cifuentes, un seguidor de ‘el rey’, quien llegó a la Cubierta de Leganés hacia las 2:00 de la tarde y se topó con una cola infernal para acceder al recinto. “No somos gente cuando hay un evento latino, está demostrado”, declaró Carmen Ramírez, una joven de 22 años que es una amante del reggaetón. “Me gusta perrear, pero venir a un espectáculo con tanta desorganización no merece la pena. La próxima vez me lo pensaré un millón de veces”, sentenció.

Y NADA DE DON OMAR

“Queremos a Don Omar”, suplicaba el respetable, pero a esa hora, el famoso artista todavía no estaba en la Cubierta de Leganés.

Faltando 15 minutos para la media noche una voz en off del boricua se escuchó y el estadio en ese momento fue un estruendo.

El músico, respaldado por un grupo de bailarines y juegos pirotécnicos, arrancó un show demoledor, que para colmo fue interrumpido dos veces, a raíz de un fallo en el fluido eléctrico. A esa hora los regaños del reggaetonero a su gente eran permanentes porque a la falta de energía se sumó un problema en su micrófono. Pero Don Omar no se amilanó y sacó petróleo de donde no lo había. Y el público supo reconocer con aplausos esa entrega. Al final del espectáculo, algunos declararon, que a pesar del calvario vivido, el intérprete de Dale don dale hizo valer su casta, y agregaron que los responsables del evento, MJM Producciones, ofrecieron un directo que será recordado como el infierno del año.[