Noticias

Cómo quitarse el miedo de ser un “mal estudiante”

diegocoronado
18/10/2016

Foto: flickr.com/CC/datauy

 

Muchos ingresan a la universidad inseguros de qué les deparará su vida profesional, a veces por su carrera o porque  sienten miedo de que lo que van aprender no se acerca ni poquito a lo que ya saben.

Si tú eres de ese selecto grupo que se siente en el limbo, no te preocupes, Oxigeno 100.4 te dará los tips para que, si bien no te conviertas en el nerd del salón, seas un estudiante exitoso:

  1. Organízate: la mayoría de estudiantes desaplicados caen en el error de no medir su tiempo. Si tú creas tu plan de estudios, “calendario de tareas”, se te hará más fácil cumplir con todo. Además, tendrás tiempo para el ocio y la diversión.
  1. Toma pausas activas: Esto aplica para cada cosa que hagas en la vida: trabajo, estudio, hobbies, todo. Las pausas activas permiten mejorar tu rendimiento, tu atención y trabajo. No canses tu mente encarnizado todo el tiempo en un libro o cuaderno, tomas ratos de 10 o 15 minutos de distracción, tu mente lo agradecerá.
  1. Pregunta todo lo que quieras: Ahí si como dijo la canción “Quítate la pena”, la curiosidad hace parte del ser humano y si no preguntas no aprendes. Aprovecha cada destello de duda, recuerda que no hay pregunta boba. Deja de pensar que te las sabes todas.
  1. Duerme, duerme mucho: El descanso es demasiado importante si quieres rendir académicamente, si despiertas cansado seguramente no tendrás la atención que necesitas en clase. Con un buen descanso tu cerebro asimila mejor lo que aprendes durante el día.
  1. Apuntes por aquí y por allá: Esto sonará un poco “mamerto” pero es que científicamente está comprobado que si anotas lo que escuchas más fácil se queda en tu cabeza. Si quieres recordar cosas importantes escríbelas. Apuntes por aquí y por allá, que no se te pase por alto nada, y todo se quedará en tu cerebro.

 Te  aseguramos que si sigues estos pasos y si los tomas al pie de la letra, te ayudarán demasiado durante el transcurso de tu carrera. Recuerda, el estudio es cuestión de método. Vuélvelo una costumbre.