X

Noticia

Facebook busca el consentimiento de usuarios para el reconocimiento facial


19/04/18

LOIC VENANCE/AFP/Getty Images

 

La red social ha empezado a pedir permiso a sus usuarios de Europa y Canadá para poder registrar información visual sobre sus rasgos faciales.

Teniendo en cuenta el profundo daño que, para su reputación y también de cara a su supervivencia futura, ha infligido en Facebook el escándalo sobre la filtración de datos personales de más de 50 millones de internautas -una información personal que habría sido posteriormente utilizada de forma fraudulenta para condicionar campañas políticas como la de Donald Trump o la de los partidarios del Brexit-, resulta comprensible que la red social haya empezado a revisar otras de sus prácticas más controvertidas en relación con la obligación de respetar el derecho a la intimidad de los consumidores.

Esta misma semana, la empresa fundada y dirigida por Mark Zuckerberg ha empezado a pedir permiso a varios de sus usuarios en Europa y Canadá para volver a poner en marcha su sistema de reconocimiento facial, ese que hasta 2012 -en el caso de la Unión Europea- permitía a la plataforma sugerir a sus usuarios aquellas personas a las que podían etiquetar en sus fotos en base a la información registrada previamente -fundamentada en un sofisticado mecanismo de escaneo de imágenes- sobre los rasgos faciales de estos.

(Puedes ver también: Facebook se enfrenta a una demanda por uso del reconocimiento facial)

Seis años atrás, la Comisión Europea prohibió tajantemente a la red social la creación de una base de datos visuales tan exhaustiva que, por un lado, estuviera ligada a una serie de prácticas francamente cuestionables a la hora de salvaguardar el derecho a la privacidad, pero sobre todo que no se viera respaldada por el consentimiento expreso de los ciudadanos. Y aunque Facebook se propone ahora cumplir a rajatabla con el segundo de estos requisitos, varias asociaciones y grupos de presión siguen viendo con cierto recelo el cambio de rumbo, en principio positivo, que ha tomado la empresa.

“La identificación biométrica y el análisis sistemático de miles de millones de fotos exacerba los riesgos ya existentes al derecho de los ciudadanos a la intimidad. Facebook tiene la obligación moral de demostrar que ha aprendido de sus errores y que ha aprendido que hay que respetar la ley en lugar de tratar de sortearla. Debería dejar constancia de que sus capacidades de vigilancia no han llegado a nuevos extremos”, ha asegurado Silkie Carlo, director del observatorio de libertades civiles británico ‘Big Brother Watch’, en conversación con el canal BBC News.