Noticias

Estudio desmiente que las mujeres pierdan interés en el sexo cuando envejecen

vgomezg
29/09/2020
Estudio desmiente que las mujeres pierdan interés en el sexo cuando envejecen

Se cree que las mujeres con avanzada edad pierden interés en la sexualidad. Un mito que sigue arraigado en lo más profundo de las relaciones de pareja. 

Sin embargo, un reciente estudio encontró todo lo contrario. Un grupo de investigadores compartió en la reunión virtual de la Sociedad Norteamericana de Menopausia que muchas mujeres, a pesar de tener entre 40 y 60 años, siguen interesadas en tener una vida sexual activa. 

En el estudio participaron 3.200 mujeres que fueron investigadas por aproximadamente los últimos 15 años. Lo sorprendente es que, contrario a lo que se cree, muchas consideran el sexo como algo importante en sus vidas.

Te puede interesar: La tierna reacción de unos leones al encontrarse con el hombre que los rescató 

La doctora Holly Thomas, autora principal del estudio, aseguró que estudios anteriores habían encontrado que las mujeres perdían interés en el sexo a medida que envejecían. Pero esta vez, encontraron que el 27% cree que el sexo es una parte fundamental en su vida, un dato jamás encontrado. 

Lo curioso de la investigación es que aquellas que tenían interés en el sexo mientras envejecían, tenían un nivel educativo más alto y estaban menos deprimidas. Inclusive, en su juventud habían experimentado un mayor deseo y satisfacción sexual en sus relaciones. 

Te puede interesar: Hombre se pone a la “venta” en Facebook para conseguir pareja 

Un componente final es lo que la sociedad considera como “adecuado” a la hora de hacer el amor. Para la doctora Thomas, es probable que las mujeres que tienen más de 50 años digan que no les interesa el sexo porque cree que a su edad es «malo» y no deberían pensar en ello. 

Esta investigación, según sus autores, servirá como base para incentivar a las mujeres mayores a acudir a profesionales de la salud cuando tengan dudas sobre su sexualidad. También alertan que no hay nada de peligroso en pensar sobre la satisfacción o el deseo sexual.

MÁS SOBRE: