Noticias

«¿Te imaginas lo que sería no volver a ver a tu padre?», carta de una joven sobreviviente al covd-19

dgarcia
08/06/2020

 

En redes sociales se ha viralizado una carta de una joven, de 20 años, que ha contado la dura situación al contagiarse ella y su familia de covid-19. Con esta dura historia, la mujer quiere concientizar a las personas de que el contagio al covid-19 no es un chiste, además recalca que los medio en realidad no cuenta la verdad de esta enfermedad.

Mira también: [Video] “¿Me mide tanto?, ¿me creció hoy?”, el ‘Tino’ Asprilla, al hablar del tamaño de su pene

Eva Arriba Cores, de origen de España, se encontraba en Alemania trabajando, pero cuando empezó a ponerse la cosa grave en España su mamá le pidió que se devolviera a la casa, su papá fue el primero en contagiarse, quien estuvo hospitalizado, luego Eva, su madre y su hermana resultaron afectadas por esta pandemia y aún siguen teniendo secuelas.

«El 12 de marzo yo estaba en Alemania, trabajando, viviendo sola, haciendo mi vida, feliz. Y de pronto sonó el teléfono. Mi madre. ‘Eva, tienes que venirte ya. Esto se va a poner feo. No quiero que te quedes allí sola, no sé cuándo van a cerrar las fronteras. Papá ha tenido que cerrar su empresa y yo también. Haz la maleta’. Así empezó todo. Fue un shock, pero nunca pensé lo que me esperaba a la vuelta», mencionó la joven en la carta.

Continuó diciendo, «La llegada a casa fue aún más extraña. Nada de grandes abrazos, recibimientos entusiastas. Tensión, organización. ‘Papá está aislado en la habitación. No puedes entrar. Salúdale desde la puerta. No puedes ver a tus amigos. No puedes salir de casa. Estamos todos en aislamiento domiciliario’. Ayer estaba tomándome una cerveza en una terraza de Alemania y hoy estoy en la boca del lobo«.

Durante el relato la joven comentó los duros días ha tenido que vivir con la llegada de esta enfermedad a su familia.

«Oigo a la gente haciendo deporte en la calle. Veo desde la ventana grupos de adolescentes en bici haciendo el capullo. Sin distancia. Sin mascarillas. Inconscientes. Sois una panda de gilipollas inconscientes. La cabeza me mata. Puto bicho. Y pienso que otras familias van a tener que pasar por este infierno, porque la gente no sabe. No conoce. Y la verdad es la siguiente: este virus es desconocido, desconcertante. Ataca cuando menos te lo esperas y donde menos te lo esperas. Ahora tengo claro que no, no es una gripe. No sólo afecta a los mayores o personas de riesgo».

La larga carta (que la puedes leer aquí) finaliza con la siguiente reflexión, «¿Te imaginas lo que sería no volver a ver a tu padre? Te imaginas que por hacerte un selfie con un colega tu madre sufriera un ictus? ¿Te imaginas cómo te sentirías si alguien cercano enfermara de verdad? Me llamo Eva y seguiré actuando como si fuera un bicho contagioso. Y tú también deberías hacerlo».