Noticias

Yina Calderón quiere convertirse en una Barbie, pero ningún cirujano la quiere operar

La empresaria contó que su gusto por las barbies ya se convirtió en una adicción.

ldaza
29/11/2021
Yina Calderón quiere convertirse en una Barbie, pero ningún cirujano la quiere operar

Yina Calderón nunca ha ocultado su gusto por la Barbie, en diferentes ocasiones ha mostrado su gran colección de muñecas, que es bastante grande. La empresaria confesó que su gusto se convirtió en una adicción y quiere volverse una.

Yina habló en La Red sobre el tema y dijo que le gusta todo de las muñecas, las piernas, las caderas, los labios y en general toda su figura.

Mira también: Casi muestra de más, Tini enamora con arriesgado vestido de escote

“Me gusta su cuerpo delgado, sus pequeñas cinturas. Yo tengo una afición por las barbies, es un gusto, pero yo creería que en estos casos sí hablamos de una adicción, porque en verdad sí soy adicta a estas muñecas. Yo compró una muñeca de estas diariamente, entonces sí se convierte en una adicción y por la adicción me gustaría tener el físico parecido a una de estas”, dijo en la entrevista.

Yina contó que estaba dispuesta a operarse y tenía todo listo para hacerse varios cambios en el cuerpo.

“Vamos a colocar caderas, vamos a retirar las dos costillas flotantes, que yo creo que es la cirugía más riesgosa que tengo. Vamos a hacer cambio de prótesis de senos. Vamos a hacer la nariz, yo ya la tengo, pero para lograr el físico de una barbie se necesita que sea más delgada. Vamos a hacer delineación de labios, yo los tengo gruesos, pero vamos a delinearlos. Vamos a hacer pómulos más realzados, vamos a hacer cambio de prótesis de mentón. Vamos a hacer levantamiento de cejas y vamos a hacer piel de porcelana, que es un procediendo que se hace en el quirófano para que la piel parezca de un bebé”, aseguró Yina.

Cuando parecía que la empresaria ya lo tenía todo claro sobre su transformación, consultó con los cirujanos y le dijeron que no se le miden a hacer las operaciones, pues corre mucho riesgo su vida.

“Ninguno de los cirujanos se le quiere medir, les da pavor que de pronto me quede en el quirófano (…) Si fuera por mí ya me hubiera operado porque la plata esta, pero si no hay cirujano yo qué hago”, agregó Yina Calderón.