Artículo

Con estos zumos naturales podrá reducir la tensión arterial alta

Recuerde seguir los consejos de los especialistas antes de incluir estas ingestas en su dieta

mejimenez
24/10/2022
Salud - Getty Images

Salud - Getty Images

La tensión alta o la hipertensión se puede entender como la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias y puede aumentar considerablemente los riesgos de sufrir encefalopatías o nefropatías.

El diagnóstico de una presión arterial alta solo se puede conocer mediante chequeos médicos, por lo que se recomienda asistir por lo menos una vez al año con un profesional.

Según las cifras de la Organización Mundial de la Salud, (OMS) alrededor del mundo hay 1.280 millones de adultos de 30 a 79 años con hipertensión y en su gran mayoría estás personas habitan en países pobres o en vía de desarrollo.

Le puede interesar: Jessi Uribe compartió desgarradora versión de la canción ‘No quería engañarte’

Esta enfermedad puede complicarse al punto de significar el peligro de un ataque cardiaco, es por eso que el uso de medicamentos es esencial para tratarla. No obstante, la naturaleza también dispone de otros recursos para ayudar con estas afectaciones, como son algunos zumos.

Zumo de Bayas: Las bayas son conocidas por sus poderes antioxidantes. En un estudio publicado por la revista Nature se encontró que el zumo de bayas podía ser beneficioso para reducir la presión arterial sistólica y los niveles de colesterol LDL.

Zumo de Granada: Estas frutas son ricas fuentes de antinflamatorios y vitamina C, por lo que su ingesta puede ayudar a disminuir la presión diastólica.

Zumo de Remolacha: La remolacha contiene nitratos dietéticos con mejores efectos que otros productos y mayores beneficios en la reducción de la presión arterial.

Zumo de Tomate: Según un estudio japonés del 2019 tomar un vaso de este zumo puede ayudar a reducir la presión arterial sistólica y diastólica, y el colesterol LDL, mientras, a su vez, favorece la salud del corazón.

Cabe señalar que a pesar de que estas alternativas naturales sean efectivas, no reemplazan los tratamientos médicos dispuestos por los especialistas, por lo que se sugiere que se tomen como ayudas “extras” pero no se dependa solo de estos zumos para mejorar.