Noticias

Cayó cargamento ilegal con 7.000 penes de burro

La demanda de partes y órganos de burro crece en China y podría llevarlos a la extinción en Nigeria.

apinedo
13/09/2022
Burros

Incautan 7.000 penes de burro - Getty Images

En el Aeropuerto Internacional Murtala Muhammed de Ikeja, en el estado nigeriano de Lagos, fue hallado el inusual cargamento de genitales de burro que pretendía ser llevado de contrabando a Hong Kong.

Según las autoridades, los importadores declararon inicialmente que eran genitales de toro, pero tras una ardua investigación descubrieron que estos miembros viriles pertenecían a otro tipo de animal.

Te puede interesar: A dos años de prisión fue condenada activista por disfrazarse de la reina de Tailandia

“Después de un examen adecuado, mis funcionarios de exportación descubrieron que eran genitales masculinos de burro. Es la primera vez que incautamos este tipo de artículos. No permitiremos que tan comercio ilegal de vida silvestre prospere bajo nuestra supervisión”, dijo Dangaladima.

Los 7.000 penes, ocultos en 16 sacos, tenían un valor aproximado de 216 millones de Nairas, cerca de 516.000 dólares.

Las pieles de burro también son exportadas ilegalmente a China

En 2021 Nigeria se propuso prohibir la matanza de burros y exportación de sus pieles, ya que disminuyó drásticamente la población de esos animales y podrían llegar al punto de estar en peligro de extinción en este país.

También puedes leer: ¡Impresionante! Mujer se inyectó más de 30 dosis de ácido hialurónico en los labios

Sin embargo, China ante la escasez de burros en su territorio debido a la sobre explotación, ha recurrido durante los últimos años a exportarlos del continente africano. Sólo en julio, la aduana nigeriana incautó pieles por 116.000 dólares.

¿Por qué China busca genitales y pieles de burro?

La piel y algunos de sus órganos de los burros producen una gelatina llamada ‘ejiao’, la cual es utilizada como un ingrediente de los remedios tradicionales chinos, para tratar varias enfermedades como los resfriados y el insomnio.

MÁS SOBRE: