Artículo

¡No lo ataca! La increíble historia de ‘WallyGator’, el caimán que da apoyo emocional

Joseph Henney, un hombre de 69 años que reside en Jonestown, Pensilvania (Estados Unidos), compartió con La W cómo en su día a día conviviendo con un inusual compañero en casa: se trata de un caimán de apoyo emocional que le ayuda a sobrellevar su depresión.

La insólita historia de Henney y Wally ha llamado la atención de varios medios de comunicación alrededor del mundo, ya que el lagarto pasa la mayor parte de su día con su dueño: lo acompaña a casi todas partes, desde ir al supermercado hasta hacer caminatas en el parque, duermen en la misma cama, se abrazan y ven televisión juntos.

https://www.instagram.com/p/CdMxcB-O4EU/

Henney relató que le resulta increíble el reconocimiento que ha recibido por su convivencia con esta inusual mascota.

Además, contó que perdió a tres familiares y cuatro amigos en apenas dos semanas, un hecho que lo condujo a una profunda depresión y lo obligó a tomar medicamentos. Posteriormente, ‘Wally’ llegó a su vida y lo ayudó a salir de esa situación en dos meses.

Lea en Oxígeno:

Agrega que la psicóloga que lo atendía en aquel entonces se sorprendió por su evolución y le preguntó qué había hecho. Después de que Henney le contara la historia de su caimán, ella le dijo que era maravilloso y que debía ser su animal de soporte emocional.

Fue así como ‘Wally’ fue certificado como mascota de apoyo emocional a través de una carta, pese a que su dueño creyó en un principio que nadie iba a registrar un caimán para llevarlo a todos lados. No obstate, la carta lo hizo posible.

Pese a que existen dudas sobre la naturaleza salvaje de los caimanes, pues incluso otros animales han llegado a atacar a sus entrenadores a pesar de haber permanecido juntos por años, Henney sostuvo que está seguro de que ‘Wally’ es diferente a otros caimanes.

“Estoy seguro de que ‘Wally’ no va a morder a absolutamente nadie. Ha estado rodeado de personas muchas veces, muy seguido (…) ‘Wally’ simplemente no muerde nada que esté vivo, no sabemos por qué”, argumentó.

Henney incluso relató que muchas personas trabajan con ‘Wally’, por lo que vienen a abrazarlo y darle besos, ya que atiende a otros adultos con necesidades especiales.