Noticias

Nueva víctima de abuso sexual en Bogotá; la subieron a una camioneta

La mujer contó detalles de lo que le pasó el pasado 20 de noviembre cuando salió de un concierto en el Campín.

Captura Twitter @natu_1nat

Natalia Correa es una mujer de 24 años que denunció en redes sociales que fue víctima de violencia sexual luego de salir del concierto que hubo en Bogotá del cantante puertorriqueño Bad Bunny.

La joven, quien es estudiante de enfermería, contó que fue sola al concierto, razón por la que no tomó y al ver lo complicado que estaba siendo coger transporte para ir a su casa, decidió caminar, sin imaginar la amarga experiencia que se llevaría.

“Decidí irme a pie ya que del Campín a mi casa no es mucho camino, intenté pedir varios carros, pero ninguno me paró y yo seguí caminando”, narró.

Según contó, iba sobre la Carrera 30, llegando a la estación de TransMilenio Simón Bolívar, cuando una camioneta blanca polarizada paró, bajó el vidrió y le habla.

“Me dice: ‘hola, cómo estás, te puedo hacer una pregunta’; yo voltié a mirar y fui hasta la camioneta, pensé que me iba a pedir alguna dirección, me acerco, él termina de bajar la ventana, pongo mis manos sobre el carro y el procede a cogerlas”, aseguró.

¿La drogó?

Al sentir que el hombre pone sus manos sobre las de ella, empezó a sentirse débil, veía borroso y no se explica cómo fue que el hombre la entró a la camioneta.

“Esquiva por una de las cuadras del barrio, hace una parada, trata de besarme, acercarse a mi cuello, oreja, a querer bajar; en ese momento, intento detenerlo, pero no tenía fuerza”.

El acosador le dijo a Natalia que la llevaría a su casa, que no debía por qué tener miedo, a lo que ella respondió que quería bajarse, pero no la dejó. Se estacionó en otra cuadra y luego de darse cuenta de que la puerta no tenía seguro, el hombre la haló del bolso.

“Me di cuenta que no tenía seguro, abrí, intenté irme, pero él agarra mi bolso con tanta fuerza que logra romperlo, ahí tenía mis pertenencias, le dije que me dejara ir, pero él insistió en que no, que yo tenía que entrar al carro, él me iba a proponer algo y yo tenía que aceptar”, contó con su voz entrecortada.

Ante la negativa de Natalia, el hombre la amenazó diciéndole que, si no se subía, él arrancaría con velocidad y la arrastraría por la calle.

“Yo tenía miedo, cuando cierro la puerta, él cierra con seguro, para nuevamente y me dice ‘me masturba, se deja manosear y yo la dejo bajar’”.

La joven dice que, a pesar de no aceptar, el abusador bajó sus pantalones y manipuló su mano para empezar a tocar su miembro; ella no paraba de llorar y él le pedía que lo mirara, también le dijo cosas obscenas durante aproximadamente cuatro minutos.

Ante la denuncia, la Secretaría de la Mujer se pronunció y dice estar a la disposición de Natalia para que atiendan su caso y empezar el proceso.

Acá su relato: